El desgaste irregular de tus neumáticos tiene una solución diferente según cada tipo. A continuación te detallamos los tipos de desgaste que pueden sufrir los neumáticos y su posible solución, para que sepas que tenes que hacer en cada caso particular.

• Si el desgaste es mayor por el centro de la banda de rodadura, es síntoma de que tus neumáticos llevan una presión de inflado superior a la recomendada por el fabricante y eso hace que se roce más el centro y se desgaste mucho más.

SOLUCIÓN: usa la presión adecuada y no los infles tanto.

• Si el desgaste es mayor por los dos laterales, estamos hablando del caso contrario al anterior. La presión de los neumáticos es menor a la recomendada. La consecuencia es que los neumáticos se aplastan más, se rozan los laterales y, en consecuencia, se desgastan.

SOLUCIÓN: inflar más los neumáticos y revisar la presión con más frecuencia.

• Si el desgaste es por un único lateral, ya sea interior o exterior, es probable que la dirección no esté bien alineada. En el caso de que haya un exceso de caída positiva o divergencia se desgastará más por el interior y en caso de caída negativa o convergencia se desgastará más por el exterior.  SOLUCIÓN: llevar el automóvil para que le realicen alineado a la dirección.

• Si el desgaste es mayor por el lateral exterior, es un indicativo de que se recorren las curvas a una velocidad excesiva, entonces el apoyo es más en sentido centrífugo, es decir, hacia afuera de la curva.

√ SOLUCIÓN: circular despacio en curvas, rotondas, etc.

• Si el desgaste es en diagonal (a 45º), más en las ruedas izquierdas y especialmente cuando el vehículo es de tracción delantera, se debe a una ruta con demasiada pendiente para la evacuación del agua hacia la cuneta. Eso provoca que el auto no pise bien en el plano horizontal. No es muy habitual, pero puede deberse a tolerancias excesivas de ajuste del vehículo.

√ SOLUCIÓN: recomendamos hacer una visita al taller.

• Si el desgaste es en las bandas transversales, indica que la rueda está mal equilibrada.

√ SOLUCIÓN: volver a equilibrar la rueda.

• Si el desgaste es en forma de manchas, suele ser porque los amortiguadores están en mal estado.

√ SOLUCIÓN: cambiar por unos amortiguadores nuevos.

• Si el desgaste es plano y localizado, suele producirse por frenar muy brusco y se bloquean las ruedas. Si no es muy grave sólo se notará cierta vibración en la dirección, pero si es grave habrá que comprar neumáticos nuevos.

√ SOLUCIÓN: acudir al taller para revisarlo rápidamente.

• Si el desgaste tiene forma de dientes de sierra, suele producirse al hacer viajes largos por autopistas en las que no hay curvas y la velocidad es constante.

√ SOLUCIÓN: Si el desgaste es muy grande, lo más probable es que se tenga que cambiar el neumático.