La revisión periódica de los fluidos del auto es fundamental para mantener el funcionamiento del vehículo en adecuadas condiciones.

Durante todo el año, ya sea cuando haga frío o calor, cada cierto tiempo es importante que revises los niveles de los líquidos del auto. De esto depende de que el motor funcione correctamente y evites consecuencias graves, que te hagan pasar un mal momento.

Líquidos a los que debes darles importancia:

● Aceite: El lubricante es uno de los fluidos del auto cuya revisión se tiene más interiorizada, por lo tanto además de sustituirlo cuando indica el fabricante también hay que revisar su nivel con frecuencia, una vez al mes o siempre antes de un viaje largo.

● Líquido de Dirección: si el auto tiene dirección asistida o electro hidráulica, se debe revisar por lo menos una vez al año.

● Líquido de Frenos: conviene revisarlo periódicamente y el cambio será cada dos años aproximadamente.

● Refrigerante: este circula internamente por el motor y absorbe parte del calor que genera la combustión por lo que evita que haya un sobrecalentamiento que podría ser fatal. Un exceso de temperatura podría fundir los pistones o incluso generar una explosión, por eso es conveniente revisarlo cada 20 mil o 30 mil kilómetros y sustituirlo cada 40 mil kilómetros o 2 años.

● Agua limpiaparabrisas: menos importante que el resto, pero necesario para no tener accidentes por suciedad en el vidrio o problemas al renovar el ITV.